SESIÓN NEWBORN,PASO A PASO


Desde que hago reportajes a recién nacidos, intento organizarme de la mejor manera posible para cuidar todo tipo de detalles sin volverme muy loco, y cada reportaje nuevo que hago, sigo aprendiendo. Voy comprobando con el tiempo, que tener una idea clara de lo que quiero y tener un flujo de trabajo bien definido, me ayuda mucho a conseguir un buen resultado.


Os voy a contar, cómo trabajo desde que os ponéis en contacto conmigo, hasta que os entrego el reportaje de vuestros hijos.

En primer lugar charlamos nosotros (los papas y un servidor). Me contáis como se llama, cuanto tiempo tiene, lo que andabais buscando, si tiene hermanos… Nos conocemos un poco porque creo que es importante que conozcáis de antemano todo tipo de detalles sobre la sesión y que confiéis en mí y en mi manera de trabajar. Buscamos una fecha que os venga bien y quedamos en vuestra casa. Normalmente os pregunto un poco si tenéis habitaciones luminosas, si son grandes, pequeñas, etc… Esto únicamente me sirve para hacerme una idea de lo que he de preparar, y del objetivo que montaré en mi cámara, del atrezo, etc.


El segundo paso, normalmente sucede bien entrada la noche cuando por fin hemos acostado a los peques y Marisa (mi mujer) y yo nos quedamos tranquilos. Es en ese momento cuando pensamos los diferentes decorados. Subimos del trastero los artículos de atrezo y vamos haciendo diferentes combinaciones de cestos, fulares, pañuelos, mantas, ropas…. Así, empantanamos todo el salón con los decorados, y de todos los que montamos, elegimos 3 o 4 para la sesión, y empaqueto cada uno de ellos, para no volverme muy loco durante el reportaje.

El día del reportaje, y tras haber cargado los trastos en el coche la noche anterior, voy para vuestra casa. Normalmente quedamos por la mañana por varios motivos: los peques suelen estar más tranquilos, hay más horas de luz, los padres soléis estar de baja de maternidad/paternidad y normalmente por las mañanas suele haber pocas visitas (salvo el pesado del fotógrafo, claro).

Una vez en vuestra casa, decidiremos la estancia de la casa donde vamos a hacer el reportaje. Elegida ésta, preparo el porta-fondos (unas varillas sujetas con dos trípodes donde colgaré los fondos de las fotografías), e iré preparando un poco los decorados.



Y hasta aquí la parte constante, por llamarlo de alguna manera, de todo esto. De ahora en adelante manda el protagonista, vuestro hijo. Dependiendo de si está dormido, o está despierto, o se va a dormir, o se va a despertar, o tiene hambre, o acaba de comer,… la sesión empieza de una u otra forma. En ocasiones, con todo preparado, puedo pasar una hora charlando con vosotros mientras el peque come, le cambiáis, le calmáis, le cantáis o le dais un paseo. Muchas veces os agobiáis, pensando que llevo una hora allí y no he tirado ni una foto. No os preocupéis, ¡no os culpo! jajajaja. Es sólo que para que un reportaje de recién nacido marche bien, hace falta una dosis enorme de paciencia, cero prisas, cero agobios, ni por vuestra parte, ¡ni mucho menos por la mía! Yo ya lo sé, porque me dedico a ello, pero vosotros, por lo general descubrís la dosis de paciencia necesaria el mismo día del reportaje.


No podemos olvidar que son bebés, ni siquiera son niños, tan solo llevan unos días en este mundo, y no podemos pretender que se adapten a nuestras necesidades, es por todo ello por lo que siempre digo que la sesión dura en torno a cuatro horas. En esas cuatro horas, es fácil que tan solo durante una esté tirando fotos, el resto me lo dejo para “imprevistos”, como os decía antes, que coma, que se haga pipi, que se haga caca, que esté inquieto, que no coja el sueño, etc… En cualquier caso, y siempre os lo aviso para vuestra tranquilidad, si el peque tiene un mal día, y veo que es imposible sacar un buen reportaje, os dejo tranquilos y vuelvo otro día, sin ningún problema (ni coste para vosotros, ¡por supuesto!). Al fin y al cabo, con semanas de vida no podemos pretender que sean modelos y quieran posar y sonreír cuando nosotros queramos ¿no? Hay que dejarles su espacio y su tiempo.


Cuando el protagonista ya está dormidito en brazos de papá o mamá, y yo ya tengo montado el primero de los decorados, me pasáis al peque y tras un rato de meneillo y ronroneo…poco a poco, voy dejándole en el decorado, con máxima prudencia y sigilo, para que siga durmiendo en mi decorado. Una vez apoyado en los cojines o mantita que corresponda, y siempre muy muy despacio, voy colocándole un poco las manitas, las piernas, y poniéndole en una postura que le resulte cómoda y a su vez interesante para la toma.


Ahora es el momento de ponerme a echar fotos como un loco. Plano general, detalles, de un lado, de otro… Hay que aprovechar cada segundo cuando el peque está colocado porque en cualquier momento puede moverse, despertarse, y volvemos a empezar. Dependiendo un poco de cómo tenga de profundo el sueño, opto más por unos decorados o por otros. Si tiene el sueño muy profundo, es fácil colocarles en alguna cajita, maceta o similar, en posición ranita o boca abajo. Sino, opto por colocarles sobre mantas o fulares, creando relieves con cojines y mantas, y jugando con colores y texturas. También en función de eso, es habitual que modifique los escenarios que tenía preparados desde casa. Si la paciencia es el 80% de este oficio…tal vez el otro 20% sea la improvisación y versatilidad.


Y en definitiva, así paso una mañana, tirado por el suelo de vuestra casa buscando el punto perfecto para el encuadre que más me guste. Luego solo queda recoger los trastos, entregaros un documento firmado con los derechos de imagen y donde conste la señal que me hayáis entregado, y a casita a seguir trabajando.


Normalmente, os envío por Whatsapp un par de fotos el mismo día, que sé que siempre apetece y las recibís con mucha ilusión. El resto del reportaje, suelo entregarlo en una semana aproximadamente, salvo entregas de álbum, que puede demorarse algo más por el tiempo de producción.


Tras hacer una buena limpia, todas las fotos las edito una a una y las cuelgo en el área clientes de la web, numeradas y con marca de agua. La edición de esas fotos que subo es una edición ligera, sin entrar en corregir pieles y texturas (ese retoque lo hago únicamente con las fotos que finalmente os entrego). Es en ese momento cuando os mando por Whatsapp una contraseña y ya podéis acceder a la galería a verlas.


Presentación de una entrega de "pack copias", con pendrive y caja personalizada.

por último, solo tenéis que decirme cuales queréis, preparo el pack que corresponda (digital, copias o álbum) y quedo con vosotros para entregaros el reportaje. Este momento me hace especial ilusión, porque aprovecháis para decirme que os han encantado las fotos, y eso al fin y al cabo es lo que me llena de alegría y me hace continuar.


y ahora que ya sabes cómo trabajo… ¿hablamos?



#galindofoto #reportajes #fotografo #fotografia #fotografomadrid #madrid #reciennacido #newborn #bebés #regalo #atrezzo #atrezo #newbornphoto #embarazadas #embarazo #infantil #familiar #mama #papa #hijos

36 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now